Diego es un auténtico luchador

Diego Costa es un futbolista al que hay calificar como una gran persona fuera de los terrenos de juego y un auténtico gladiador dentro del mismo. Muy parecido a Hugo Sánchez, que lejos del campo era un tío fantástico, pero en él se pegaba incluso consigo mismo. Con Costa pasa exactamente lo mismo, pero con la diferencia de que éste va al choque y a la disputa en todo momento y eso le lleva a tener muchas más lesiones que a un jugador normal. Rotura del ligamento cruzado, fractura del quinto metatarsiano, múltiples dolencias musculares y ahora una lesión poco frecuente en los futbolistas de su edad: una hernia discal cervical.

Pocas noticias han trascendido sobre la lesión. Si es simplemente una hernia pequeña sin compromiso foraminal o medular, en cuyo caso el tratamiento conservador es la elección y en poco tiempo estará jugando, o si por el contrario es una hernia discal que requiera tratamiento quirúrgico. En este caso puede ser de dos formas, una simple microdiscectomía para liberar la presión sobre el nervio o por el contrario que haya que poner una prótesis cervical, en cuyo caso estaríamos hablando de un periodo de entre tres y cuatro meses, siempre que no haya complicaciones. Así, precisará de un mes y medio de reposo relativo y, al cabo de ese tiempo, puede ya iniciar carrera continua, pero para rematar de cabeza tocará esperar el tiempo que hemos estimado anteriormente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies